Las etiquetas para alimentos son un elemento crucial en la decisión de compra de un consumidor. Muchas veces pasamos por alto el grado de valor que nos ofrecen no solo en la presentación de nuestro producto, sino que también en la importancia de la información que ofrecemos a través de este canal. 

Las etiquetas cumplen objetivos de carácter relevante tales como: 

  • Detalles de los ingredientes que puedan causar alergias a los consumidores. 
  • Orientan en la forma correcta que se debe utilizar el producto.
  • Permite mostrar el encanto, la vitalidad y la esencia de la marca.

Sin lugar a dudas, las etiquetas brindan un abanico de posibilidades para diferenciarte en el anaquel. 

Clasificación de las etiquetas

La importancia de las etiquetas es variada, ya que entre más información brinda a sus consumidores es mejor. Las etiquetas pueden desarrollarse en dos grandes líneas: la primera de carácter informativo y la segunda, de naturaleza persuasiva. Estas dos líneas no pueden verse aisladas, y aunque en muchas ocasiones son tratadas de forma separada, el ideal es que ambas sean empleadas ya que ambas funciones agregan valor al consumidor. 

Las etiquetas informativas pueden incluir ingredientes, propiedades, beneficios, formas de uso, cantidades, etc. Las persuasivas incluyen logos, frases, promociones, etc. es decir, elementos diseñados para incentivar la compra. 

¿Cómo agregar valor con las etiquetas?

Para poder usar las etiquetas de mejor forma toma en cuenta las siguientes sugerencias:

  • Incluye información necesaria y precisa. Contar con una etiqueta ayuda a describir tu producto y avisa a tus clientes sobre usos y precauciones. Un cliente agradece la información valiosa en las etiquetas, pero rechaza lo excesivo, no es un boletín para vender es una presentación de qué es y cómo funciona el producto.
  • Revisa estándares legales para asegurar que estés cumpliendo con las mismas, ya que estas varían por país y por producto. 

Debido a la importancia del contenido de las etiquetas para el consumidor, es vital asegurar un diseño y material de alta calidad, que garantice al consumidor recibir la información adecuada. Una etiqueta de mala calidad puede arruinar la experiencia del usuario. 

El calor, la humedad y el frío pueden afectar al rendimiento y la vida útil de una etiqueta. El material de la etiqueta y los procesos a elegir dependerán en parte de las condiciones a las que es probable que se enfrente el producto durante su vida útil.

En SigmaQ, nuestros expertos te asesoran y diseñan tus etiquetas según tus necesidades específicas. Trabajamos diferentes procesos que garantizan la calidad de tus etiquetas bajo diferentes condiciones, incluyendo:

Procesos:

  • Equipo propio de diseño (gráfico y estructural) y pre-prensa
  • Impresión de alta gráfica offset y serigrafía
  • Laminaciones tiro y retiro de películas metalizadas, holográficas y de barrera
  • Barnices: acuosos, acuosos de alto brillo, ultravioleta registrado, texturizados, soft-touch, mate y brillante, termosellante para blister pack
  • Troquelado
  • Realzado y de-bosado
  • Estampado metálico a calor
  • Colocación de ventanas de acetato y polipropileno
  • Microlaminado en flautas G y F
  • Fondos automáticos, pegados y armables
  • Empalmado (cartón-cartón y cartón-micro flauta)
  • Etiquetas entregadas en pliego

Suscríbete a nuestra lista de correos para estar informado de las últimas tendencias en empaques.

    Suscribirse a la lista de correos.

    [anr_nocaptcha g-recaptcha-response]